Inicio / Noticia Salud / Hombres de 20 años en la sala de parto

Hombres de 20 años en la sala de parto

2136627_parto1.jpg
Jun 22, 2015 - 3:30:06 AM


En 1995 el Ministerio de Salud propuso que los hospitales públicos permitieran a los hombres entrar al quirófano durante el nacimiento de sus hijos, algo que en algunas clínicas comenzó antes. Hoy, el 80 por ciento de las mujeres entra acompañada a su parto. Por el día del padre seguimos a cinco hombres durante ese momento para retratar el espacio que han adquirido en ese proceso.

“Mi mamá nos dijo que le hacía bien caminar antes del parto... así que nos vinimos a pie, salimos a las cuatro de la mañana”. El 10 de junio, Ronal Larico y su mujer, Nadia Mamani, ambos peruanos, caminaron cerca de 25 cuadras para llegar al Hospital San Borja Arriarán para que naciera su primera hija, Valentina. “Me pongo nervioso, porque siento que puedo hacer tan poco por ella”, dice Ronal.

“No me imagino no estando en el parto. Quiero estar ahí para darle ánimo a la Victoria y ayudarla emocionalmente. Más que el parto, lo que me da más susto es tomar en brazos a la guagua. No sé cómo hacerlo”. El 16 de junio, Felipe Parraguez acompañó a Victoria Parra, su pareja, durante las 39 horas que estuvo internada en el Hospital San Juan de Dios para que naciera su hija Pascale. En cada contracción, él la abrazaba.

“Ando nervioso, pero es un nervio ansioso, porque todo es nuevo. Es la primera vez y es doble. Es un gran momento en la vida. Uno lo espera tanto tiempo, que lo que quiero ahora es que ya pase y que las tres estén bien”, dice Dusan Zaro, quien el 10 de junio llegó junto a su mujer, Evelyn Trujillo, embarazada de mellizas, a la Clínica Alemana. “Uno es como el arroz de una comida, el acompañamiento. Es lo mismo que cuando uno se casa; la novia es todo el espectáculo y uno está al lado para que ella sea el espectáculo. Estoy preocupado de ella, no de mí”.

“Esto es como un precalentamiento”, dice Francesco Ognio mientras espera afuera del pabellón de la Clínica Universidad de los Andes donde preparan a su mujer para la cesárea. “Es la peor parte. Tiemblan las piernas. Cada vez estoy más nervioso. Parece que me van a llamar cuando esté saliendo”.

“Es la tercera. Estoy nervioso por la Vero, porque a ella le da mucho pánico el tema de las clínicas. Estaba asustada ahora, con las manos sudadas. No quiere sentir nada. Estoy más nervioso por ella, la verdad. Quiero salir de esto y que ella y la guagua estén bien”, dice Jaime Galindo el 3 de junio, mientras espera que comience la cesárea que le van a practicar a su mujer, Verónica Medina, en la Clínica Vespucio. 

Francesco Ognio  y su mujer, Pilar Contreras, minutos antes de que naciera su tercera hija, Margarita, el 10 de junio en Clínica Universidad de los Andes.

¡Vamos, Nadia! No falta nada, mi amor, no falta nada, el último esfuerzo por la Valentina, ¡Vamos, Nadia!”.(Ronal Larico)

- “Acá está. Es medio colorina”, dice el doctor.
- ¡Sí, como su hermano Martín, es igual”, responde Jaime Galindo.
 (3 de junio  en Clínica Vespucio a las 13.28 donde nació Ignacia Galindo Medina).

-“Dígame cuánto pesó y midió”.
- “Midió 44 cm y pesó 2 kilos 495 gramos”.
- “Tengo que aprenderlo porque la Pili me  pregunta esa información y después me dice que cómo no la sé. A las mujeres les preocupa eso y yo no tenía idea. Lo aprendí después del primer parto. Me lo tengo que aprender. ¿Cuántos centímetros eran? (Francesco Ognio, 10 de junio a las  12.38 en la Clínica Universidad de los Andes donde nació Margarita Ognio Contreras).

- Papá, ¿quiere cortar el cordón?
- Ronal: “¿Yo? ¡Pero por supuesto!” (Ronal Larico, 10 de junio a las 16.49 en el Hospital San Borja Arriarán, donde nació Valentina Larico Mamani).

- “Hola, hija mía, tan gordita y lloroncita. Es puro rollo mi Pascale”. (Felipe Parraguez, 16 de junio a las 23.47 en el  Hospital San Juan de Dios donde nació Pascale Parraguez Parra).

“¿Y cómo se pone esto?... Te vas a ver más rica que la cresta, Pascale.  Me siento más mal... la he transpirado haciendo esto. Esta chiquilla me hace sentir un inútil... ya, mi amor...¡Uy que te ves rica!.. ¿Y dónde está la manito? Las manitos, las manitos... dónde están.. dónde están...” (Felipe Parraguez). 

"Mira, nos multiplicamos. Llegaste tú sola en la camilla y ahora son tres”, le dijo a ella cuando se las pasaba para irse a la pieza. (Dusan Zaro, 10 de junio en la Clínica Alemana donde a las  14.04 y 14.09 nacieron Paz y Mía Zaro Trujillo).

Ronal Larinco lleva a su hija Valentina a su pareja para que amamante por primera vez.

latercera.com

Comparte esto en:
Últimas Publicaciones

Eventos y Seminarios